Alegrías ciudadanas en la ignorancia gubernamental.

Publicidad

En el marco de la celebración del día mundial del Payaso, El Látigo les hace extensivo su reconocimiento felicitándolos por su quehacer noble de todos; se dieron cita un gran número de estos ilustres ciudadanos en la plaza de armas, para conmemorar este festejo compartiendo sus experiencias contagiando a la ciudadanía de momentos gloriosos de alegría, situación que destaca la convivencia familiar en todos los sentidos.

Ante este digno homenaje hecho por ellos mismos, El Látigo dialogó con un par de artistas que estaban presentes para compartirnos sus inquietudes como ciudadanos, más allá de su caracterización artística, en la que se refleja el talento con los sobrenombres de Payaso Lolito Ponchado De la Panza Aguada y Eddy Show, cuyos nombres son  Daniel Morales y Eduardo Aguilar mismos que tienen más de una década de laborar en esta loable labor de regalar alegrías y felicidad a las personas.

Una vez que entramos a platicar con este par de artistas, sobresale los comentarios de el ¿por qué dedicarse a ser payasos?, a lo que, de manera singular expresaron que este oficio es un una bendición que con las risas que le roban a los ciudadanos, se les llena el alma haciendo las veces de una actitud de tipo  psicológica, sustituyendo las malas vibras que se generan por entornos complicados emocional y económicamente hablando de la sociedad, por una lluvia de alegrías, siendo una dicha el que la gente se ría con ellos.

“Somos payasos pero no mensos” así fue el comentario que da respuesta a si realmente obtienen apoyo por parte de las autoridades gubernamentales para ejercer su oficio y ganarse la vida de manera digna y honesta, es decir, en lugar de fomentar la interacción ciudadana motivando este binomio de payaso con ciudadanos, se ocupan más en demeritar esta sana actividad, buscando sancionarles por tal o cual pretexto, ocasión que hasta lastima el interés de las alegrías que generan hacia los ciudadanos, aguantando tratos inhumanos que les prohíben trabajar, olvidando que son payasos y que viven del agrado y aceptación de la sociedad, este oficio no es nuevo, pues tiene más de 2 mil años a.c de antigüedad, algunos funcionarios principalmente de los municipios, hacen juicios equivocados al creer que son ellos gentes ignorantes sin estudios, mal educados, delincuentes, pero su oficio es dar gusto a la gente y hacerla feliz, entre tantas problemáticas que les abruman con salarios bajos, desempleos etc.

Reconocen que como humanos también tienen errores, derechos pero además comen y buscan el sostén de sus familias de manera honrada, por ello, invitan a los gobiernos a que los vean como personas que si son y que se pongan en sus zapatos para que vean que detrás del vestuario hay realidades que viven en carne propia al igual que como muchos más ciudadanos.

En toda esta interesante platica destacan que los gobernantes no los apoyan aunque digan lo contrario, pues en ocasiones les sirven en campañas y ni les pagan o cuando bien les vaya, les escatiman sus pagos a lo que ellos determinan, olvidando que es un trabajo y que cuesta ese esfuerzo, por ejemplo se cobra un sueldo de 800 pesos y ellos te dan solo 200, son gandayas del partido que sea, hace la aclaración.

Una vez tomados sus manifestaciones se deduce que si a las autoridades realmente les importara la ciudadanía les daban el crédito y apoyo suficiente a su desempeño, para contribuir en la construcción de una mejor sociedad, evitando hasta suicidios y no con elotes, si no con risas y alegrías.

Finalmente, deja muy en claro que a pesar de las adversidades, la razón les asiste y se sienten orgullosos de su oficio artístico de ser payasos poniendo sus servicios al alcance y gusto de un gran número de .personas.

Por Osharu.

Publicidad

About El Látigo Digital 9616 Articles
El Látigo Digital somos periodismo profesional

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*