Ciudadano con humildad, símbolo de perseverancia y éxito para Jesús María.

Publicidad

La corrupción no se lleva conmigo: JFG
La corrupción no se lleva conmigo: JFG

 

(Reportaje especial Jesse Franco parte I )

Por Osharu.

El camino de la vida se torna de acuerdo a las vivencias en particular que se tienen, es así como, dejaremos en éste reportaje especial, testimonio compartido de un símbolo de perseverancia y éxito, refiriéndonos al ciudadano José de Jesús Franco García “Jesse” poblador del Municipio de Jesús María en Aguascalientes, al escucharlo narrar sus experiencias explicó, “me puse así, ya que tengo la doble nacionalidad estadounidense y mexicana, a los 21 años, pero desde los 12 años emigré a EUA, por lo que, después de firmar tantos papeles, recorté mi nombre”, de acuerdo a lo expuesto, nos da un ejemplo del modo de vivir, sin angustias ni derrotas, bueno, mejor damos inicio, pues de eso y más descubriremos en éste hombre de orígenes campesinos, engendrado en una familia sencilla, humilde, conformada por 7 hermanos y 4 mujeres, siendo sus padres Baldino Franco Macías y Anastasia García Dávalos, quiénes ante los preceptos sociales de aquella época, se puede apreciar el hecho en el que, se antepuso el amor a las clases sociales tan marcadas, es decir, sus finalmente y ante tanta oposición contrajeron matrimonio a pesar de las distancias que imponían la condición económica y social de cada uno.

Indudablemente que el anhelo de superación, era ineludible, muestra ejemplar de mis papás, pero sin embargo, debido a la desesperación, “me involucré desde los 6 años a contribuir con el sustento de familia, a través de las ganancias por vender chicles, a lo largo y ancho de lo que eran las colonias del Distrito Federal, a donde nos llevaron para buscar mejoras en todos los sentidos”, repitió.

En ese sentido, “Dios nos dio la manera de regresar al municipio de Jesús María, a San Antonio de los Horcones, sitio en el que , pareciera ser desterrado o el fin del mundo, ya que, no existía a quién venderle cosas, lamentando incluso, la baja paga por ordeña que le daban a mi padre y por sembrar y cultivar” aceptó.

Considerando las batallas para obtener nuestros deseos, “me vi a los 13 años sin permiso, en la necesidad de trasladarme a los Estados Unidos de Norteamérica, haciendo una ligera escala en Mexicali, empleándome en la venta de tacos y durmiendo en la vil calle, a las afueras de la ciudad” angustiado añadió, “Dios ha sido generoso conmigo y en honor a ello, me he procurado ayudar a los desvalidos y desprotegidos, como anécdota comparto, no alcancé el costo del pasaje al otro lado, por ayudar una familia que me conmovió su situación de hambre, pero después, en pago celestial me pasé allá y trabajé duramente durante décadas” obteniendo en consecuencia “el compromiso de ayudar al que menos tiene, tan es eso, que auxilié a migrantes de diferentes nacionalidades” simplemente es honroso realizarlo, pues nunca olvido mis orígenes y son igual o más feos que lo que viví” manifestó con su saliva en la garganta, pasando un trago amargo de sus vivencias y recuerdos que nos comentó.

Sollozando nos aseguró, “es impotente encontrarte con las injusticias, abusos, dificultades, pero eso es lo que lo forma a uno, la vida, te hace ser responsable, comprometido con el prójimo, más sin embargo, mientras Dios me preste vida, seguiré recorriendo todos los espacios en donde les llevo, con mis recursos privados,, apoyos alimenticios y otro tipo de cosas, para entregarles esperanza y momentos maravillosos, dentro del negro peregrinar que tienen los compañeros ciudadanos” re considerando las realidades, dijo, “es triste ver la inseguridad, la drogadicción, la pérdida de vidas, de valores, falta de oportunidades en todos los sentidos, como sucede en Jesús María al día de hoy, sin que se ocupen nuestras autoridades” basta ya, seguiré como lo he hecho por muchos años, recorriendo las olvidadas comunidades en mi municipio” repudiándolo.

Sin afanes protagónicos, aclaró, “hoy poseo con una escuela formadora de infantes en el nivel pre escolar y primaria, próximamente secundaria, llamada instituto Jesús María, pero sigo siendo empresario, Dios me socorrió y lo aprovecho, compartiéndolo con los necesitados” orgullosamente.

Recordó, “las friegas de desvelos por ordeñar, cargar arena en camiones y no recibir ganancias mayúsculas de mi papá, eso orilló a decidirme salir al paso, para superarme y lo logré, ahora cambian tantas cosas, como es mi deseo cambiarles su forma de vida a compañeros ciudadanos que vivimos en Jesús María” aceptando, los políticos y autoridades lo olvidan por completo y ni cumplen, falta dar ese paso, dignificar las tareas del servicio público, en aras de erradicar la corrupción y actuar con el ejemplo de servir, esa es y será mi misión de siempre, recalcó Franco García.

Termina ésta charla, referenciando lo experimentado en el movimiento del 68 siendo él un niño, “es desesperante ver como se callan a los que no estén de acuerdo con la podredumbre del gobierno, los matan, pero enfatizó, aún y con lo que se tenga que hacer, seguiré en la lucha de la transformación del país, Estado y municipio donde moriré, esperando terminar con las desgracias sociales que tanto daño les provoca a las familias y que, los gobernantes, ni se inmutan en hacer algo”, confirmó siendo un testimonio de superación, éxito, humildad y deseo de cambiar su entorno, mereciendo éste espacio, que sirve como estímulo a sus semejantes, por tanto.

Publicidad

About El Látigo Digital 7311 Articles
El Látigo Digital somos periodismo profesional

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*